Catando vinos de la tierrita

Y es que cuando hablamos de tierra se sabe que esto interfiere en el sabor del vino, su proceso de elaboración y el tipo de suelo donde se cultiva la uva cambia dramáticamente las sensaciones en el paladar, claro está que otros factores como el cambio climático y las prácticas vitícolas también repercuten.

Hoy vas a conocer algunos tipos de suelo donde se cultiva la uva y cuales son las características que sobresalen de cada uno de ellos:

1. Arenosos

Estos suelos no retienen mucha agua y brindan la maduración necesaria con menos del 15% de arcilla.

2. Arcillosos

A comparación del suelo arenoso, los arcillosos tienen más del 50% de arcilla y generalmente son fríos, su proceso se demora más porque retienen agua y se caracterizan por ser vinos con tonalidad expresiva y mucho color.

3. Calizos

Estos suelos generalmente están asociados a gravas y arcilla, los cuales generan vinos aromáticos y elegantes.

4. Volcánico

El suelo volcánico está cubierto de un suelo de cenizas e impide el desarrollo de la filoxera, su característica esencial es que el vino tiene un ligero toque a ahumado.

5. Rocoso

El suelo rocoso como su nombre lo indica está sobre una roca calcárea la cual se forma de calizas dolomíticas y sus vinos son frescos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *